Veo imágenes que no están, profundizo en un rayo de luz que divide el día en dos.
No hay distracción posible. Las flores se van, me aferro a los hilos de mi existencia, al sonido de un plato que irreversiblemente se rompe. Te veo a vos, calmo.

Todo. Todo eso.
Las sombras y los errores como únicas certezas de todo lo que vi.

 
 
https://nataliafrancisca.com:443/files/gimgs/th-36_Web 1.jpg
 
 
https://nataliafrancisca.com:443/files/gimgs/th-36_Web 2.jpg
 
 
https://nataliafrancisca.com:443/files/gimgs/th-36_web 3.jpg
 
 
https://nataliafrancisca.com:443/files/gimgs/th-36_web 4_v2.jpg
 
 
https://nataliafrancisca.com:443/files/gimgs/th-36_web 5.jpg
 
 
https://nataliafrancisca.com:443/files/gimgs/th-36_web 6.jpg
 
 
https://nataliafrancisca.com:443/files/gimgs/th-36_web 7.jpg
 
 
https://nataliafrancisca.com:443/files/gimgs/th-36_web 8.jpg
 
 
https://nataliafrancisca.com:443/files/gimgs/th-36_web 9.jpg
 
 
https://nataliafrancisca.com:443/files/gimgs/th-36_web 10.jpg